La Concejalía de Memoria Histórica de Monóvar hace balance y prepara una primavera cultural

Desde que el Ayuntamiento de Monóvar creara la Concejalía de Memoria Histórica en 2015 numerosas actividades se han llevado a cabo.

0

El Ayuntamiento de Monòver creó hace 5 años la Concejalía de Memoria Histórica y puso el foco en primer lugar en la recuperación de los vestigios que quedaban en la pedanía del Fondó y de los hechos allí acontecidos: la partida al exilio del gobierno de la II República y de números intelectuales y políticos. Cinco años después de empezar con el proyecto ya se ha completado la reforma del edificio del que fuera la escuela de ese momento. Además se ha señalizado la zona, se han rehabilitado los dos refugios antiaéreos y se han acondicionado el entorno de la pedanía creando así un completo centro de interpretación. Según apunta la Concejala del área, Júlia Tortosa, “hemos conseguido recuperar una parte importantísima de nuestro patrimonio y de nuestra memoria democrática más reciente con mucho éxito. De hecho, las cifras hablan por sí solas ya que solamente el año pasado recibimos la visita de casi 2.000 personas, con el consiguiente beneficio que eso supone para la ciudad”. La recuperación de este espacio ha facilitado el desarrollo de multitud de visitas y rutas guiadas como por ejemplo “La Ruta del Vinalopó al exilio”. Como apunta Tortosa “estas actividades han venido acompañadas de otras acciones como la presentación de diferentes libros que tratan cuestiones relacionadas con el tema así como la proyección de documentales, la realización de charlas y coloquios con escritores de renombre, como Benjamín prado, o expertos en la materia, como Glicerio Sánchez o José Ramón Valero; fruto de la estrecha relación que mantenemos con la Universidad de Alicante desde que nos convertimos en aula universitaria”. Generalmente, estas actividades se han llevado a cabo para conmemorar diferentes efemérides, como la del 6 de marzo o el 14 de abril.

También se han abordado otras acciones en materia de recuperación de la memoria histórica fuera del ámbito del Fondó y que merecen ser puestas de relieve. A lo largo de este año las acciones programadas serán numerosas. El primer trimestre del año se ha empezado con la presentación de los libros Miquel Grau 53/1977 de llum Quiñonero y Tombar l’estaca  de Vicent Galiana. El Teatro Principal albergará también dos obras de teatro en primavera: Mar de Almendros y la Regla sobre la represión en las escuelas. A lo largo del año, según explica la edil, “editaremos un libro sobre los monoveros deportados al campo de concentración de Mathausen y se inagurará una placa en su recuerdo. Por último, desde hace tiempo veníamos trabajando para proceder a la eliminación de las antiguas placas del ministerio de la viviendo que a lo largo de este año esperemos que estén todos retiradas, una vez recibidas las autorizaciones de los propietarios de la viviendas. Por último, tenemos pendiente cambiar el nombre de algunas de nuestras calles ya que incumplen la ley de memoria histórica. El estudio que así lo indica ha supuesto un trabajo laborioso por parte de nuestro archivo municipal y creemos que finalmente lo podremos llevar a cabo. Nos gustaría que los nuevos nombres fueran de mujeres de nuestra localidad ya que de todo el callejero solo 3 mujeres están presentes”.

Todo esto se une a las iniciativas que se pusieron en marcha en la pasada legislatura. Tortosa nos enumera “la ruta de los últimos lugares de la guerra civil, la presentación de La recuperación de la memoria histórica de la Comunidad Valenciana, la proyección de los documentales, La teniente Remedios, Castigats y Des d’un lloc on mai no passa res; la representación en el Teatro Principal de las obras Ay, Carmela! y Dentro de Una hora o la charla coloquio con los alumnos del IES Enric Valor de Monòver y la cantante Rozalén sobre su canción Justo que trata de un familiar de la cantante represaliado”

Además, en infraestructuras se instaló un pequeño monumento en recuerdo de los fusilados por la represión franquista en la fosa común del cementerio. También se eliminaron la pintada alusiva a Primo de Rivera de la fachada de la Iglesia arciprestal y el título de hijo adoptivo de la ciudad a Francisco Franco.

Por todo ello la edil se siente satisfecha y considera que “no solamente se está cumpliendo la ley de memoria histórica sino que estamos contribuyendo a crear un ciudad más democrática y más culta. No obstante, la acción más importante de todas será la apertura de la fosa común que se llevará a cabo en nuestro municipio a lo largo de este año y que permitirá a muchos familiares recuperar los cuerpos de sus seres queridos cerrando así una gran herida”·