Monòver promueve el autoconsumo colectivo con una comunidad energética como alternativa a las macroplantas fotovoltaicas

0
- Publicidad -

Monòver apuesta por una transición energética hacia un sistema basado en la producción con energías renovables sostenible y respetuosa con el territorio. El Ayuntamiento del municipio alicantino ha puesto en marcha, con el apoyo técnico de Sapiens Energía -cooperativa especializada en el diseño, construcción y gestión de este modelo-, una comunidad energética que contará con varias instalaciones de autoconsumo colectivo, que se desarrollarán en varias fases. El consistorio promueve este proyecto como alternativa a la proliferación de macroplantas fotovoltaicas planteadas en la localidad, que ocuparían una superficie superior a las 1.400 hectáreas y que han generado un gran rechazo entre los y las habitantes del municipio.

La comunidad energética de Monòver arranca con dos instalaciones de autoconsumo colectivo de energía solar, ambas con financiación del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) -dependiente de la Conselleria de Economía Sostenible-, que darán suministro a cerca de un centenar de usuarios. El objetivo es que se complementen con otras en los próximos meses, para ampliar la cobertura.

“El desarrollo de Comunidades Energéticas Locales, una de nuestras prioridades en esta legislatura, permite maximizar y optimizar las posibilidades del autoconsumo colectivo, con instalaciones más grandes, eficientes y energía más barata. Para poder popularizar estos proyectos, es importante el apoyo de las administraciones como es el caso del Ayuntamiento de Monòver, pero, sobre todo, que las personas, la ciudadanía, quiera empoderarse y ser parte del cambio energético. Estamos ante una urgencia climática, lo sabemos, tenemos una responsabilidad como sociedad y como individuos, pero, además, tenemos una magnífica oportunidad de democratizar la producción y el consumo de energía y tenemos que aprovecharla”, subraya el alcalde de Monòver, Alejandro García Ferrer.

Las dos primeras instalaciones de energía solar

Este modelo de autoconsumo colectivo, considerado por la normativa europea clave para lograr la transición energética real, permite mejorar la eficiencia, reducir los costes energéticos -con ahorros medios de entre el 20% y el 30% desde el primer día-, dinamizar la economía local y avanzar en los objetivos de descarbonización -reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera- y de mejora del bienestar y salud de las personas.

Una de las dos primeras instalaciones se ubicará en el techo del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Escriptor Canyís. Contará con 144 placas fotovoltaicas, con una potencia instalada de 58,32 kWp. Suministrará energía a 43 usuarios, de los que 31 son hogares, siete, instalaciones o edificios municipales y cinco, comercios y pymes.

La otra se situará sobre la cubierta del Mercado Municipal, con 61,65 kWp y llegará a 53 usuarios – 12 de titularidad municipal, 35 hogares y seis comercios-.

“La instalación dispondrá de un sistema innovador de gestión energética que permite el cambio de coeficientes de reparto en cada momento, lo que permite el mayor aprovechamiento de la energía generada. En esta CEL, los usuarios pueden ser tan activos como deseen: desde modificar sus hábitos de consumo energético (por ejemplo, conectando electrodomésticos en momentos en los que haya más producción renovable), hasta solo beneficiarse del ahorro que supone pertenecer a la CEL”, detalla Juan Sacri, presidente de Sapiens Energía.

¿Qué supone ser parte de una comunidad energética?

Los miembros de la CEL de Monòver se convertirán, al mismo tiempo, en productores, gestores y usuarios de energía limpia y más económica, mediante instalaciones de autoconsumo colectivo de energías renovables de proximidad de su propiedad, que generarán impactos positivos en su entorno social y medioambiental. La gestión es participativa y democrática. Las placas solares tienen una vida útil de más de 25 años y permiten generar ahorros a aquellos usuarios que se sumen a la comunidad energética.

La comunidad energética se construye y gestiona con un proceso participativo, abierto a las personas y entidades del municipio interesadas en implicarse. Se han llevado a cabo varias sesiones de sensibilización, participación y co-creación, en materias como ahorro energético, autoconsumo y gobernanza, facilitadas por Sapiens Energía (los talleres ‘Cómo ahorrar en la factura de electricidad’ y ‘Autoconsumo energético’ y la sesión de ‘Participación ciudadana: Creando la Comunidad Energética de Monòver’.

Jornadas de participación ciudadana

En noviembre, tendrán lugar los encuentros ‘Conectémonos al Sol’, el martes 9, a las 18:30 horas, y ‘Participación ciudadana: Cómo formar parte de la Comunidad Energética’, el lunes 22, a las 18:30 horas, los dos en el Auditorio de la Casa de la Cultura.

La Comunitat Valenciana es líder en la implantación de comunidades de energías (CER) en España, gracias a la apuesta de la Generalitat. Su máximo exponente es el ‘Plan de Fomento de las Comunidades Energéticas Locales’ de la Conselleria de Economía Sostenible, que plantea que todos los municipios (542) tengan, al menos, una comunidad energética en 2030. Entre las medidas concretas, está la línea de ayudas a comunidades energéticas del IVACE.

- Publicidad -