- Publicidad -

El Ayuntamiento de Monòver acude a la tecnológica especializada en eficiencia y transición energética ImpactE para llevar a cabo nuevas actuaciones de mitigación y adaptación al cambio climático.

Entre las principales acciones, se plantea el despliegue de una red de instalaciones de autoconsumo fotovoltaico que permitan abastecer al conjunto de los edificios públicos e impulsar comunidades energéticas para sus habitantes.

Estrategia de autoabastecimiento energético de la administración pública y conocimiento del potencial solar de la localidad

Desde el Consistorio se ha encargado a ImpactE realizar “los estudios técnicos sobre el potencial fotovoltaico de toda la ciudad -teniendo en cuenta todos los edificios e inmuebles de la localidad, de forma individual y sectorizada, por barrios y áreas productivas-, para poder detectar y priorizar las acciones más eficientes y sostenibles”, como explican.

En cada caso, se definirán indicadores como la capacidad de generación real, la inversión requerida, los ahorros estimados, el periodo de amortización e impactos en términos medioambientales.

Después de conocer el potencial de todos los tejados de Monòver, “se centrará el objetivo en definir un plan de instalaciones fotovoltaicas en sus edificios

públicos, para el autoabastecimiento energético de todos sus consumos públicos maximizando el ahorro optimizando la inversión inicial”, como indican desde la empresa. Con este movimiento, “se busca también dimensionar la primera Comunidad Energética Local definiendo las mejores ubicaciones por potencial de generación y cobertura, inversión y retornos”.

Además, toda esa información se volcará en un ‘mapa solar’ de todo el municipio, accesible para todas las entidades y personas interesadas, que servirá, al mismo tiempo, “como herramienta de concienciación ciudadana y de autogestión energética para hogares y empresas”. Podrán consultar los indicadores de potencial fotovoltaico correspondientes a cada edificio o área seleccionada en el mapa.