El PP propone declarar BIC la Torre del Reloj

0
Torre del Reloj
Foto: Wikipedia

El Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Monóvar, dentro de su labor de oposición propositiva y constructiva, ha presentado para el próximo pleno ordinario del próximo 6 de febrero tres mociones.

Entre ellas, además de seguir reivindicando el Trasvase Tajo-Segura y la educación en libertad, los populares monoveros plantean declarar Bien de Interés Cultural la Torre del Reloj de Monóvar, ya que “además de su importancia cultural y arquitectónica para nuestro municipio, supone uno de los edificios emblemáticos de la localidad que contribuye de forma indiscutible a dibujar la silueta reconocible de Monóvar de todos los monoveros y de quienes se acercan a conocernos”.

En cuanto a la noticia aparecida ayer en un periódico comarcal, el PP de Monóvar señala que “nosotros no vamos a entrar en confrontaciones estériles y falsas con otros grupos de la oposición, ya que como se puede constatar en las actas de Pleno y nuestras redes sociales, el primer partido que planteó declarar BIC la Torre fue el PP en 2016, cuestión que se rechazó, y fue en octubre de 2019 cuando otros grupo de la oposición lo volvió a presentar de manera urgente y el PSOE rechazó el debate”.

De planta cuadrada, con cuatro cuerpos decrecientes. Buen ejemplo de torre exenta, sin iglesia, ni casa consistorial anexa, destinada de forma exclusiva a dar la hora. Se trata de un tipo de construcción poco habitual en las tierras valencianas meridionales, pero que se puede relacionar con los campanarios exentos del gótico catalán. La torre del reloj se levantó en el siglo XVIII, concretamente el año 1734.

Se trata de una torre exenta cuya construcción pretende, por parte de las autoridades civiles, señalar con claridad los signos del poder municipal frente a los del poder eclesiástico. Hay que señalar que hasta el siglo XVII el reloj que regía la vida de los monoveros estuvo instalado en el campanario del anterior templo parroquial.

La singularidad de la torre del reloj de Monóvar radica en el hecho de tratarse de una torre exenta cuyo único fin es alojar el reloj de la ciudad y sus campanas. Según documento notarial fechado el 12 de mayo de 1734, la torre fue realizada en el lugar que ocupaba la zamoha, voz castellanizada del árabe “sauum’a” que significa trepar y que sirve también para denominar el alminar. Ello no es extraño si se tiene en cuenta el fuerte núcleo de población islámica que existió en Monóvar hasta 1609, unido a la conservación en la localidad del topónimo “zamoha” hasta muy entrado el siglo XVIII. Todo ello induce a suponer que probablemente la torre se erigiera en el mismo solar donde se levantaba el alminar.