- Publicidad -

El pasado viernes, 1 de abril, se requirió la inspección de un técnico del Ayuntamiento de Monóvar por el desprendimiento de un muro de tierra localizado en los Campos de Deportes Santa Bárbara de Monóvar.

Y es que, a causa de la erosión del muro de tierra, como consecuencia de las fuertes lluvias de los últimos días, se desprendió dos rocas de piedra “considerablemente grandes que cayeron en uno de los campos de fútbol. Una zona concreta que no cuenta con una red de contención de tierra”.

En una primera inspección visual, el técnico confirma que “las lluvias han arrastrado material compuesto por tierra de arcilla y pequeñas piedras”. Además, “han quedado otras piedras en la pared, las cuales suponen un riesgo de futuros  desprendimientos”, como se explica al informe.

Tal como explican los técnicos, según la tipología del terreno y la configuración actual del muro de tierra, “con una gran verticalidad, hacen prever futuros desprendimientos de similares características”. Además, la ausencia de malla de protección tampoco ayuda a la sujeción de las tierras “y aumenta el riesgo sobre el campo”.

Ante esta situación, “hay que realizar una intervención de abancalamiento por terrazas que elimino los desprendimientos de gran altura, así como la erosión actual”. Y habrá que “regularizar todo el entrono del campo de fútbol”.

Por lo tanto, de manera cautelar, “se ha establecido una franja de seguridad y se ha vallado el campo en 10 metros del muro existente, hasta que se puedan llevar adelante las mencionadas actuaciones”, como explica David Amorós, concejal de Deportes.

- Publicidad -